GALEGO | ESPAÑOL

PORTAL DE LA INMIGRACION EN LOS AYUNTAMIENTOS DE GALICIA
Herramientas
-LegislaciónOrganismos-

«Nesta comarca sopórtase mellor a crise que na cidade»

(07/06/2010)

«Nesta comarca sopórtase mellor a crise que na cidade»

Fue el primer presidente de Adro y de los fundadores de Tabeirón. Lleva 25 años en Carballo, trabajando en el sector bancario y especializado en emigración

Autor:
S. Garrido
Localidad:
carballo/lA VOZ.
Fecha de publicación:
5/6/2010

Si hay una comarca gallega vinculada profundamente a la emigración, esa es la Costa da Morte y su entorno. Sus habitantes conocieron todos los éxodos: América, Europa, Canarias y el Levante. Por tanto, no es extraño que las cajas y los bancos hayan dedicado una atención especial a los trabajadores en el exterior.

Si hay alguien que sabe mucho de eso es Antonio Montero López, natural de Baio y afincado en Carballo. Desde 1984 ha viajado a todas partes como responsable de emigración de un área muy importante de la provincia de A Coruña, la zona noroccidental y áreas del interior. Han sido centenares de viajes, mucha carretera y muchos vuelos en un cuarto de siglo, fundamentalmente por Suiza, el principal granero migratorio de los últimos 50 años. Allí, en mil lugares grandes y pequeños (recuerda las calles, los códigos postales) trató con los clientes y escuchó muchas historias personales. «Escoitar, iso é o importante, falar coa xente». Tanto que, claro, hizo amistades que aún duran. Eran muchos días fuera de casa. ¿Fue cansado o duro viajar tanto, pasar temporadas lejos e la familia? «Non, máis duro foi o deles, o dos emigrantes», responde. Le tocó ver de todo: triunfadores, no triunfadores, familias que echaban de menos a los suyos... «Vin de todo, podería facer un libro. Aprendín moito, e sigo aprendendo». Define su relación con los emigrantes como «total, excelente, moi boa». Una relación intensa, que aún mantiene, aunque ya no en los niveles tan elevados de antaño. Los tiempos han cambiado.

Han cambiado todos, pero hay cosas que permanecen. Por ejemplo, la asociación cultural Adro de Baio, una de las más veteranas de la Costa da Morte. En diciembre cumplirá treinta años, y ahí sigue con actividades. Antonio fue su primer presidente. Todo surgió de una manera un tanto espontánea, fruto del impulso de un grupo de amigos que decidieron constituir una asociación. «Xuntámonos e a min elexíronme presidente, tal vez porque se me ocurrira a idea». La elección del nombre estuvo clara: Adro, lugar de reunión, de encuentro, y eso era lo que buscaban, hacer cosas para no aburrirse y además prestar un servicio. La primera actividad que llevaron a cabo, aprovechando las fechas, fue un belén viviente gigante. «Pepe de Cardezo deixounos un baixo e alí representamos a obra», recuerda. Después llegaría la proyección de películas, conciertos, otras actividades culturales, cursos... La semilla no pararía de crecer.

Más experiencias

La de Adro no fue su primera experiencia asociativa. Ya en el 75 había montado la comisión de fiestas, y más tarde sería de los miembros fundadores (conserva el carné, tiene el número 5) de la asociación de vecinos Tabeirón. Nació en el antiguo bar Cedrón, que estaba debajo de de la gestoría que había montado, la Agencia AM (por Álvarez, su socio, y Montero). Jugando a las cartas y hablando de hacer algo, así se montó. Allí estaban Pepe de Valiña («unha persoa fundamental, que traballou moito, e tamén Modesto Durán), su tío Braulio, Lito, el abogado José Luis López... Una serie de persona que pusieron en marcha un movimiento social en Baio que no ha dejado de ir a más. «os que viñeron detrás fixérono mellor ca min», asegura.

Antonio participó de ese movimiento mientras vivió en Baio. Se marchó en 1984 a Carballo (entró en Caixa Galicia en el 81), y reside en la localidad desde el 85, pero ya antes había permanecido períodos fuera. Primero, también en la capital de Bergantiños, en la escuela Leus, y después, en A Coruña, donde primero estudió («marcha os luns pola mañá, ás 5.00, no autobús do pai de Jorge Mira, e volvía na fin de semana»), y después trabajó en el muelle durante cerca de un año. Era una labor muy dura, y la dejó.

Además, jugó al fútbol, en el equipo del Baio y en el Ural, aunque en este menos tiempo.

Después se casó, se fue a vivir a Carballo y empezó la segunda etapa de su vida, la actual. En la localidad bergantiñana asegura estar muy a gusto. «É un sitio ao que xa se lle vía que ía medrar, e medrou. Outros da zona tamén parecía que ían a máis, pero parararon. Carballo é un lugar cómodo, ten servizos, aínda que boto de menos un hospital, como mínimo como o de Cee. Serviría para desconxestionar o da Coruña, para atender as cousas menos complicadas, dende partos ata fracturas. O ambulatorio funciona moi ben, pero tiñamos que ter algo máis».

Como experto en temas económicos y además trabajando en una caja, ¿cómo ve la crisis? «Creo que nesta comarca na que estamos sopórtase mellor a crise que na cidade. Estamos arroupados pola familia, e iso axuda moito. Seiscentos euros aquí non son coma no medio do cemento. Aquí, polo xeral, tes alguén próximo que cultiva algo, que ten animais, e que che pode botar unha man».

También se da el caso de que hay mucho emigrante retornado con buenas rentas. «Depende. O que cobra de Alemania, por exemplo, sempre vai ter os mesmos cartos, pero os que cobran en libras ou francos, cobran máis ou menos dependendo de que o euro se aprecie ou deprecie».

 

 

Noticias y Actualidad


Titulares
Histórico


 ACTIVIDADES

Enero 2020
LMMeJVSD
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
       



 AREA DE TÉCNICOS

 Usuario:
 Contraseña:
 

 
¿Olvidó su contraseña? | Alta

OBJETIVOS | INTEGRACIÓN | HERRAMIENTAS | LEGISLACIÓN | ORGANISMOS | NOTICIAS | CONTACTO

(c) 2009 FEGAMP, Federación Galega de Municipios e Provincias :: Texto legal
FEGAMPinmigracion@fegamp.es
Xunta de Galicia

Desarrolo: AVA Soluciones Tecnológicas