GALEGO | ESPAÑOL

PORTAL DE LA INMIGRACION EN LOS AYUNTAMIENTOS DE GALICIA
Herramientas
-LegislaciónOrganismos-

Emigración y pérdida de apellidos corcubioneses

(24/09/2014)

Emigración y pérdida de apellidos corcubioneses

La falta de descendencia también hizo desaparecer algunos muy enraizados

 

 

 

El estado moral del pueblo -de Corcubión- corresponde a su nivel económico, y existe aquí una curiosidad intelectual y una cultura media muy superiores a la de centros urbanos del mismo tipo. (Victoriano García Martí, escritor, 1926)

 

 

Corcubión es, sin duda alguna, un pueblo con un pasado enorme, aunque no estamos muy seguros de tener un futuro, ni de sí seguirá existiendo como capital del partido judicial, o, simplemente, como municipio.

Pero, bueno, no vamos a hablar hoy de esto. Nosotros, los corcubioneses, siempre hemos mirado al mar con esperanza para buscar nuestro destino. Y a través de nuestra historia hemos vivido del tráfico marítimo que llegaba y salía de nuestro puerto, de la pesca de bajura, de las diversas actividades artesanales e industriales o de transformación relacionadas con el medio marino, de la prestación de servicios a la navegación y, también, aunque muchísimo menos, de la agricultura y de su condición de capital judicial. Y, por todo eso, y por otras muchas cosas, la vida en Corcubión, por su realidad social y económica, estuvo siempre marcada por el mar como camino de salida, porque el mar fue esa vía preferentemente elegida por muchos de nosotros y de nuestros antecesores para emigrar a tierras en principio extrañas.

Corcubión fue siempre un municipio pequeño, aunque desde el siglo XIX y XX sufrió una gran presión demográfica, provocando un profundo desequilibrio entre recursos disponibles y población. Esto, y la demanda de mano de obra por parte de determinadas repúblicas hispanoamericanas en el momento de abolirse la esclavitud, hizo disparar en aquellas tierras el coste de esa mano de obra, ofreciendo unos salarios que sirvieron de imán para atraer a un gran número de nuestros antiguos convecinos, emigrando a tierras allende los mares. Y, más aún, después de publicarse en septiembre de 1853 una Real Orden que declaró permitida la emigración en España -exclusivamente para las colonias españolas y para los estados de la América del Sur y de México-, una emigración que ya anteriormente existía pero de forma clandestina, alcanzando sus cotas máximas en el último tercio del siglo XIX y en los treinta primeros años del XX: cerca de 1.600.000 gallegos emigraron en un plazo de 60 años a Ultramar. Y, entre ellos, un buen número de corcubioneses.

 

Flujo permanente

Fue, pues, un flujo permanente de jóvenes y de familias enteras de Corcubión que marcharon hacia la diáspora -para América y otras tierras, cercanas o lejanas-, desapareciendo numerosos apellidos enraizados durante generaciones en este pequeño solar patrio, a causa, como hemos señalado, de la emigración y también, en otros casos, por falta de descendencia, extinguiéndose familias enteras, en una larga nómina en la que aparecen apellidos como Agramunt, Alvarellos, Arán, Arau, Arias Campos y Arias Carrera; Barros, Becerra, Bermello, Bermúdez, Caramés, Carbonell, Cardalda, Caldeville, Carrera, Casal, Castro Rivas y Castro del Río; Cereijo y González Cereijo; César, Corbacho, Díaz Bermúdez; Diéguez, De Dios, Domenech, Escaja, Esmorís, Espinosa, Fábregas, Freire de Andrade; Ibarra, Justo Piñeiro; Lastres, Lavandeira, Lendoiro, Liberona, Lires, Melgar, Miñones y Bernárdez; Mosteyrín, Nemiña, Nimo, Olivares, Pardo, Pispieiro, Polo, Porrúa, Portabales, Prado, Quintana; Quintela, Recamán, Riestra, del Río Osorio; Ripoll, Rivera, Roselló Valdomar; Ruíz, Sagristá, Salvador Carrera y García Salvador; Sánchez Guimarey; Senande, Sendón, Subrido Muñiz; Tanarro, Teixidor, Tomé, Vaamonde, Verea, Vidott, Villanueva, Villaronga, Viqueira, Waldomar, Xampén..., entre otros muchos más de familias con apellidos comunes.

Por distintos medios, a través del tiempo todos esos corcubioneses que emigraron mantuvieron una muy estrecha vinculación con su pueblo, entre ellos, por medio de la Asociación ABC del Partido Judicial de Corcubión en la Argentina, verdadero centro aglutinador de la nostalgia, de la cultura, de la solidaridad y de las costumbres de los emigrantes de la Costa da Morte en general, llevando permanentemente a Corcubión en el corazón hasta que les llegó el último suspiro de vida.

Para todos ellos, que comenzaron su vida en este pueblo, Corcubión fue un lugar importante al recordar con morriña los primeros momentos vividos, los campos en los que respiraron, los olores que olfatearon, las calles por las que corretearon, los vecinos con los que conversaron y los amigos con los que jugaron, volviendo siempre con su recuerdo a este lugar de su infancia. «Corcubión. Los que te miramos desde estas hospitalarias tierra de América, sabemos todo lo que encierras de nobleza e hidalguía, y nuestro cariño hacia ti, va aumentando paulatinamente con los años de ausencia que el destino nos tiene deparados... Lejos, muy lejos estoy de -esa- (aquella) tierra bendita, en donde descansan para siempre las venerables cenizas de mis padres y abuelos, quiera Dios que vuelva a verte, y que al acabar mi vida, exhale mi último aliento en tus fragantes brisas y estrellado Cielo»: es un fragmento de un texto del corcubionés Nemesio Cereijo Díaz, publicado en 1925 en Buenos Aires. Nemesio falleció poco tiempo después: el 21 de octubre de 1926 en la capital argentina).

Todos eses corcubioneses, como cualquier otro emigrante, vivieron inmersos en ese pulso continuo que es el sobrevivir, sufriendo un permanente desgarramiento personal en tierras extrañas en las que fijaron sus raíces. Y los vacíos dejados por los trasterrados fueron ocupados de forma progresiva por inmigrantes procedentes del área de influencia geográfica y de otras zonas más lejanas, asentándose en este pueblo, la mayoría de las actuales generaciones que lo habitan/habitamos, empobreciéndose con el tiempo la cultura emprendedora existente en el Corcubión de los siglos pasados.

 

 

Noticias y Actualidad


Titulares
Histórico


 ACTIVIDADES

Enero 2020
LMMeJVSD
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
       



 AREA DE TÉCNICOS

 Usuario:
 Contraseña:
 

 
¿Olvidó su contraseña? | Alta

OBJETIVOS | INTEGRACIÓN | HERRAMIENTAS | LEGISLACIÓN | ORGANISMOS | NOTICIAS | CONTACTO

(c) 2009 FEGAMP, Federación Galega de Municipios e Provincias :: Texto legal
FEGAMPinmigracion@fegamp.es
Xunta de Galicia

Desarrolo: AVA Soluciones Tecnológicas