GALEGO | ESPAÑOL

PORTAL DE LA INMIGRACION EN LOS AYUNTAMIENTOS DE GALICIA
Herramientas
-LegislaciónOrganismos-

Teresa Redondo, activista por los derechos de los refugiados: «Hay inmigrantes muy explotados en Galicia»

(10/10/2022)

Teresa Redondo, activista por los derechos de los refugiados: «Hay inmigrantes muy explotados en Galicia»

María Hermida PONTEVEDRA / LA VOZ

 

Teresa Redondo Sandoval, impulsora del Circulo de Silencio, en la plaza de A Peregrina en Pontevedra

Teresa Redondo Sandoval, impulsora del Circulo de Silencio, en la plaza de A Peregrina en Pontevedra Ramón Leiro

 

La marcó el caso de una cirujana venezolana que suplicaba no acabar en la prostitución o las personas sin papeles a los que contratan en negro y luego no les pagan

 

09 oct 2022 .

 

Teresa Redondo Sandoval (Pontevedra, 1983), conocida como Pita gracias al apodo que le puso su madre, es de esas personas que cree que cualquier acción, por pequeña que sea, siempre tiene repercusión. Para bien o para mal. «Nada es invisible», dice. Por eso, ella, junto con una veintena de personas de colectivos como Cáritas o Boa Vida, formaron el Círculo de Silencio de Pontevedra, en acción desde el 2016. ¿De qué se trata? De un colectivo con organización horizontal —sin cargos directivos ni ninguna otra estructura— que, al compás de otros grupos iguales en el resto de España, busca visibilizar el drama de las personas refugiadas y, en general, de todos ciudadanos que por una razón u otra se convirtieron en inmigrantes. Así, todos los meses, en una convocatoria en la que primero reina el silencio y luego se leen manifiestos, se reúnen en la Peregrina para reivindicar «condiciones humanas» para quienes tuvieron que dejar atrás su tierra.

 

Criada en una familia de Pontevedra con vena solidaria —su padre estuvo ligado a Cáritas—, a ella le picó pronto el gusanillo de ayudar. Y por eso quiso estudiar Derecho. Ejerció de abogada un tiempo, siempre en la vertiente más social de la profesión. Por ejemplo, estuvo en una asociación de ayuda a mujeres en situación de vulnerabilidad llamada Centinelas y con sede en Santiago. Ahí, comenzó a darse de bruces con historias femeninas que solo puede calificar de desesperadas: «Veíamos cosas tremendas. Recuerdo la desesperación de una cirujana venezolana. La pobre llegó con unas ojeras terribles, en una situación de nervios tremenda y solo pedía poder trabajar en algo y suplicaba que no tuviese que acabar en la prostitución».

 

Recuerda esta historia y explica que en el Círculo de Silencio son muy conscientes del calvario que pasan los inmigrantes mientras no consiguen regularizar su situación: «Salvo los casos de algunos refugiados, que suelen tener la posibilidad de contar con papeles para trabajar, los demás tienen que esperar un mínimo de dos años y, con suerte luego empiezan a regularizar su situación si tienen un contrato de trabajo. Esto es una locura, porque aquí hace falta su mano de obra y ellos necesitan ese trabajo. Pero lo que ocurre en realidad es que acaban trabajando en negro y en situaciones muchas veces horribles. Hay inmigrantes muy explotados en Galicia». Cuenta casos de personas sin papeles que pasan un mes trabajando y al final les dicen que no les van a abonar un solo euro «porque saben que no tienen manera de reclamar».

 

Con todo, se niega a ver el vaso medio vacío. Y señala que, frente a casos «de explotación pura» también ve a muchos gallegos hospitalarios con quienes llegan de fuera. A ellos apela para conseguir que las cosas vayan a mejor. «En Galicia veo las dos cosas. Veo esos casos horribles de los que hablaba y veo también, sobre todo en el rural, que hay personas que siguen siendo muy acogedoras, que reciben al que llega de fuera o que está necesitado en su casa, lo sientan a su mesa y le dicen ‘come, filliño, come’, como nos decían siempre nuestras abuelas».

 

Convencida de que cada paso que damos cuenta para mejorar o empeorar las cosas, Pita pide que se haga una reflexión: «Primero, debemos ser humanos e ir a las causas de la inmigración, en la que muchas veces tenemos responsabilidad porque les hemos dejado sin pesca u otros recursos en su país. Eso nos lleva a pensar que tenemos una deuda con ellos. Y, segundo, tenemos que pensar que necesitamos a los inmigrantes tanto como trabajadores pero, también, para que sus hijos crezcan aquí, porque nos quedamos sin niños», indica. 

 

La iniciativa popular

 

Habla de la recogida de firmas que impulsa el Círculo de Silencio para que se apruebe la iniciativa legislativa popular que persigue una regulación extraordinaria de medio millar de inmigrantes que viven en España, buena parte de ellos menores de edad. Se trata de una iniciativa avalada por más de 700 organizaciones, desde la Conferencia Episcopal hasta el activismo de barrio pasando por Cáritas y numerosas oenegés. Pita pide apoyo para esta causa y aprovecha para tirar por la borda un mito: «No me encuentro a inmigrantes que vengan buscando pagas. Quieren trabajar y nos dan unas lecciones de supervivencia y solidaridad tremendas».

 

 

Noticias y Actualidad


Titulares
Histórico


 ACTIVIDADES

Febrero 2023
LMMeJVSD
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728     
       



 AREA DE TÉCNICOS

 Usuario:
 Contraseña:
 

 
¿Olvidó su contraseña? | Alta

OBJETIVOS | INTEGRACIÓN | HERRAMIENTAS | LEGISLACIÓN | ORGANISMOS | NOTICIAS | CONTACTO

(c) 2009 FEGAMP, Federación Galega de Municipios e Provincias :: Texto legal
FEGAMPinmigracion@fegamp.es
Xunta de Galicia

Desarrolo: AVA Soluciones Tecnológicas